La provincia de Mendoza está ubicada en el centro-oeste de Argentina, al pie de la cordillera de los Andes. Hacia el este se presenta una planicie en la que se encuentra la ciudad de Mendoza, a 700 msnm.


Denominada la “Tierra del sol y del buen vino”, Mendoza es uno de los destinos turísticos de la Argentina que recibe al viajero los 365 días del año no solamente con su habitual cordialidad, sino también con su más variada oferta de atractivos turísticos, difícil de encontrar reunida en un solo espacio geográfico.


El Aconcagua, la nieve y el esquí; los ríos de montaña y el rafting; los cultivos y el ecoturismo;los recuerdos de la epopeya sanmartiniana, hacen de ella una zona turística privilegiada,repleta de atractivos.


La provincia de Mendoza es una zona de contrastes, región montañosa árida, pero surcada por caudalosos ríos con agua proveniente de los Andes. La majestuosidad de la cordillera de los Andes con su emblemático cerro Aconcagua, el más alto de América, sirve de telón de fondo a los oasis irrigados en los cuales se desarrollan las más valiosas vides que dan origen a los mejores vinos afamados en todo el mundo. El hombre, mediante canales de riego, aprovechó este recurso y transformó la región en prósperos oasis muy aptos para el desarrollo de vides y la posterior elaboración de vinos de muy alta calidad que están siendo reconocidos en todo el mundo.


Nuestra prospera y creciente industria vitivinícola ha permitido y fomentado el desarrollo del Enoturismo como rasgo distintivo de la provincia y se ha convertido en una nueva fuente de atractivos turísticos. Ésta industria, es la principal actividad económica de Mendoza siendo la provincia más importante en la producción de Vinos Argentinos. La mitad de las explotaciones agrícolas mendocinas corresponden a dicha rama.

Hoy, con el 70 por ciento de los viñedos del país e igual porcentaje de producción vínica, Mendoza es el principal centro vitivinícola de América y Argentina.


En sus más de 1.200 bodegas, algunas artesanales y otras con tecnología de avanzada, se elaboran vinos y champañas. Año tras año, la calidad de estos productos queda ratificada en concursos internacionales y sus exportaciones hacia Brasil, Estados Unidos, Chile, Japón y la Unión Europea, entre otros mercados, van en progresivo aumento.